Implantes dentales ¿la solución al envejecimiento facial?

En nuestro post de hoy hablamos de dos de los temas que más tratamos en nuestra Clínica: los implantes dentales y el envejecimiento facial. Normalmente, no son dos asuntos que suelan estar relacionados, pero vamos a comprobar como uno puede ser de ayuda para el otro.

La perdida de piezas dentales, ya sea una o varias, altera la estética facial. Al perder un diente, la mandíbula experimenta una pérdida ósea progresiva, que repercute en un aceleramiento del envejecimiento facial. Nos viene a la mente como la piel se hunde por el espacio provocado, por ejemplo, favoreciendo la creación de arrugas en torno a la boca. Un rostro simétrico con una piel saludable necesita una estructura ósea subyacente intacta para ofrecer la sensación de juventud.

Otra consecuencia de la perdida de piezas dentales es el adelgazamiento de los labios, que pierden su plenitud – especialmente en pacientes de edad avanzada, que ya sufren de este proceso de forma natural. Esto, unido a la perdida de tonicidad de los músculos, resulta en un evidente envejecimiento de las facciones, que por lo general, suele ser más normal en mujeres.

Esta pérdida de piezas dentales origina la temida atrofia del hueso maxilar inferior y superior, que provoca una disminución de la curvatura de los labios con un descenso marcado de las comisuras bucales. Aquellos que lo sufren tienen una apariencia facial de tristeza cuando su boca está en reposo: se le conoce como el signo de la marioneta.

Una solución evidente para la pieza o piezas perdidas es la implantología dental. os implantes dentales, como sabéis, son piezas que sustituyen la raíz del diente mediante un proceso de osteointegración.

Los motivos de la perdida dental pueden ser varios: desde los traumatismos a las enfermedades orales como la caries o la periodontitis. En muchos otros casos se debe al inevitable avance de la edad. Además de por razones estéticas, sustituir el espacio provocado por la pérdida dental es vital para la nuestra salud y estética bucodental, pues pueden provocar movimientos en el resto de piezas, afectando a nuestra sonrisa y a la funcionalidad masticatoria, entre otras.

Los implantes, además de hacer frente al envejecimiento facial provocado por la falta de piezas, evitan la retracción de las encías y ofrecen resultados naturales sin comprometer al resto de piezas de nuestra dentadura.

Te esperamos en Clínica Pablo Rosado para aconsejarte y ofrecerte la solución que mejor se adapte a tu caso particular. ¡Llámanos!

 

#ClínicaPabloRosado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *