La simetría facial en la historia.

Hoy en nuestro blog, como apasionados de la estética facial en su conjunto, nos gustaría hacer referencia a la historia de la misma.

La búsqueda de la belleza ha sido, es y será una constante en la historia de la humanidad. Unas veces para ensalzar la figura de “alguien” importante y otras como una entidad “per se”. Lo cierto es que, desde la antigüedad clásica, no han faltado aproximaciones subjetivas y objetivas al concepto de belleza.

¿Por qué algo es estéticamente bonito? ¿Por qué o cuándo nos llama la atención una cara?

Gemma Ward, modelo australiana de facciones muy simétricas. Foto: TFMD
Gemma Ward, modelo australiana de facciones muy simétricas. Foto: TFMD

Desde luego, no podemos negar que la belleza es algo subjetivo y puede modificarse por la opinión que tengamos de alguien.  Pero algo también cierto es que, si una cara o una obra de arte nos resultan bellos a una gran mayoría, “algo” deben de tener. Y ese “algo”debería ser medible y, por tanto, representable y quizás predecible a través de la geometría o las matemáticas.

Así , desde la antigüedad egipcia y no digamos griega o romana, comenzaron a surgir “cánones” que pretendían homogeneizar el concepto de lo bello, para que se pudiera generalizar, comparar y reproducir.

Una comparativa entre el canon de belleza egipcio y el griego. Imagen: Fundamentos científicos
Una comparativa entre el canon de belleza egipcio y el griego. Imagen: Fundamentos científicos

La Cirugía no ha sido ajena a esos cánones y en nuestra práctica diaria buscamos una aproximación a patrones que, si bien han sido modificados a lo largo de la historia, nos facilitan la labor de algo tan complicado como la compensación de un rostro.

En próximos post os ampliaremos más curiosidades sobre el tema.

#ClínicaPabloRosado

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *