Lóbulos rasgados, ¿tienen solución?

Con el paso de los años, en ocasiones, los lóbulos de las orejas sufren ensanchamiento, alargamiento o incluso rasgadura total del agujero. Esta afección viene precedida, en gran medida, por el peso inadecuado que tiene que soportar el agujero del lóbulo con el uso de algunos pendientes o simplemente por la atrofia que sufre, a medida que pasan los años, la grasa del lóbulo. Oreja rasgada o lóbulo rasgado es como comúnmente se conoce a esta alteración.

Desde nuestra Clínica Pablo Rosado llevamos a cabo una intervención muy sencilla e indolora llamada lobuloplastia. Consigue en la corrección de este problema para el lucimiento de unas orejas sin grandes perforaciones que permitan incluso la utilización de pendientes.

La cirugía se realiza bajo anestesia local, ya sea para unir parcial o totalmente la zona rasgada y no precisa de hospitalización. Se disecciona la zona dañada o rasgada para posteriormente suturar con hilos muy finos y, así, evitar grandes cicatrices. La intervención dura aproximadamente 30 minutos en cada oreja y no es necesario postoperatorio. Eso sí: es fundamental mantener unos cuidados de higiene adecuados para evitar posibles infecciones.

Aproximadamente a los 7-8 días se retiran los puntos de sutura y a partir de la tercera o cuarta semana ya se pueden hacer de nuevo los orificios para volver a utilizar pendientes con absoluta normalidad.

Si tienes cualquier duda estaremos encantados de resolvértela. Te esperamos en Clínica Pablo Rosado para aconsejarte y ofrecerte la solución que mejor se adapte a tu caso particular. ¡Llámanos!

#ClínicaPabloRosado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *