OREJAS EN ASA: CÓMO Y CUÁNDO SE CORRIGEN

Las “orejas en asa” u “orejas soplillo” son una malformación congénita muy común. Se trata de una anomalía localizada en el cartílago auricular, la cual aparece frecuentemente en niños y niñas recién nacidos, empeorando de forma paulatina con el crecimiento.

Si bien es cierto que no condicionan ningún tipo de problema funcional (se oye perfectamente), suponen un inconveniente estético en muchos pacientes, los cuales pueden pasar por una adolescencia no exenta de burlas.

La otoplastia es la cirugía que se emplea para corregir esta malformación. Es una de las operaciones más frecuentes en las orejas, la cual, en muchos casos, supone la solución definitiva a problemas psicológicos y sociales. Gracias a ella, se logra reposicionar las orejas en “asa” a una zona más normal, más pegadas a la cabeza.

shutterstock_985408881
Las orejas soplillo pueden convertirse en un problema estético grave tanto en niños como en adultos. Fuente: shutterstock

 

Pero ¿cuándo se pueden operar las orejas? En general se considera que a partir de los 7-8 años ya se puede operar, pues el crecimiento no va a ser mucho mayor y todavía los niños no han entrado en esa complicada edad que es la pubertad o adolescencia.

Como en todas las intervenciones, resulta imprescindible realizar un estudio preoperatorio. Tras él, la intervención suele realizarse bajo anestesia local y sedación o bien anestesia general en algunos casos.

Si bien existen diversos procedimientos, en general podemos dividirlos en aquellos en los que se retira parte del cartílago y aquellos en los que se conserva, realizando una serie de “ralladuras” que posibilitan su reposicionamiento. En esta intervención la cicatriz quedará en la parte posterior del pabellón auricular, por lo que se mantiene oculta aunque se tenga el pelo corto o recogido.

proceso-otoplastia
A partir de la incisión realizada se remodela el cartílago de la oreja que posteriormente se sutura. Fuente: hospitaldelsol

El postoperatorio suele ser bueno. Tras la el, se colocará una cinta elástica teniendo que llevarla durante un mes con el fin de que las orejas curen en una posición correcta. Las principales complicaciones son las infecciones y las recidivas o asimetrías.

orejas3
Los resultados de la otoplastia son evidentes y definitivos. Fuente: Otoplastic.com

Cada día muchas personas se plantean acabar con este problema que mina su autoestima. Sin embargo, muchas de ellas no se atreven a tomar la decisión por temor a someterse a un procedimiento complejo y de alto riesgo. Pero la realidad es bien distinta. A través de la otoplastia, se puede lograr mejorar el aspecto físico de los pacientes y acabar con las orejas soplillo, con el fin de acabar con un problema que mina el autoestima de niños y adultos.

#ClínicaPabloRosado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *