Todo sobre implantes dentales

Los implantes dentales, son la técnica más moderna para solucionar la pérdida de dientes naturales. Su ventaja principal es la estética y en muchos casos, incluso puede mejorar el habla y, por supuesto, la masticación.

Están formados por dos partes, una es el tornillo y otra el pilar, este último encargado de conectar el tornillo a la estructura protésica o corona dental. Pueden estar realizados con materiales de titanio o cerámicos. Gracias a estos materiales se consigue la adhesión al hueso.

Durante la intervención, el tornillo se inserta en los huesos de la mandíbula o del maxilar.

Existen diferentes tipos de implantes dentales:

Implante Endo-óseo: se trata del implante dental más común. La intervención comienza con la colocación del implante en el interior del hueso maxilar para a continuación colocar la prótesis dándole ese aspecto de diente real.

Depende el caso particular de cada paciente, debemos decidir qué tipo de implante endo-óseo se adaptará mejor ya que este puede ser de forma cilíndrica o con láminas perforadas.

Se trata de una intervención bastante sencilla y que no suele tener complicaciones, además de ser uno de los procesos orales de mayor éxito.

Implante Zigomático: estos implantes están dirigidos a pacientes con pérdida de hueso maxilar, dentaduras que carecen de calidad y/o cantidad de hueso maxilar, lo que provoca que no puedan aguantar unos implantes dentales corrientes.

Los implantes zigomáticos se fijan en el hueso del pómulo, y el mismo día de la intervención se coloca una prótesis fija sobre estos.

La principal ventaja que presenta este tipo de intervención es que no requiere de cirugías complejas o injertos de hueso y, por otro lado, que los implantes son de titanio, lo que asegura un mantenimiento muy bueno a pesar del paso del tiempo.

Implante Pterigoideo: especialmente indicado para pacientes que necesiten la colocación de un implante pero no dispongan de hueso suficiente para ubicarlo. Estos se caracterizan por una longitud muy superior a las prótesis de titanio, realizándose a través de la tuberosidad maxilar, buscando anclaje en el apófisis pterigoides (láminas óseas situadas tras el maxilofacial superior).

La técnica quirúrgica para la realización de esta intervención es sencilla, pero exige un exhaustivo conocimiento de la zona a tratar.

Implante Yuxta-óseo: se constituye por un marco de metal que es colocado en el hueso de la mandíbula, debajo del tejido de las encías. Este tipo de implante está en desuso. Por ello solo se recomienda en casos en los que haya una gran pérdida de hueso.

No dudes en acudir a nosotros para cualquier duda que puedas tener. En Clínica Pablo Rosado te esperamos para aconsejarte y ofrecerte la mejor solución a tus problemas.

#ClínicaPabloRosado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *